Reseña: Coraline de Neil Gaiman


Al día siguiente de mudarse de casa, Coraline explora las catorce puertas de su nuevo hogar. Trece se pueden abrir con normalidad, pero la decimocuarta está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante.

Sin embargo, hay ciertas diferencias que llaman su atención: la comida es más rica, los juguetes son tan desconocidos como maravillosos y, sobre todo, hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca. 

Pronto Coraline se da cuenta de que tras los espejos, hay otros niños que han caído en la trampa. Son como almas perdidas, y ahora ella es su única esperanza de salvación. Pero para rescatarlos tendrá también que recuperar a sus verdaderos padres, y cumplir así el desafío que le permitirá volver a su vida anterior.


Neil Gaiman es un autor unánimemente reconocido por la critica y ganador de numerosos galadornes, entre los que destacan el Premio Mundial de Fantasía y el Premio Bram Stoker. Creador de la antología de relatos cortos titulada Humo y espejos, y del famoso libro infantil El día que cambié a mi padre por dos peces de colores, así como la serie de cómics protagonizada por Sandman, Coraline es su primera obra dedicada exclusivamente al público juvenil.


Este es un libro juvenil en toda la regla, una historia fascinante con una protagonista fuerte y resiliente que me ha dejado encantada. Neil logra crear un mundo paralelo realmente perturbador y a la vez atrayente para Coraline y su espíritu aventurero y curioso, pero ella sabe ver más allá de las apariencias, saliendo triunfante a cada paso con mucho ingenio y valentía.
"...si no estaba en ningún sitio, podía estar en cualquier parte. Y, además, tememos más lo que no vemos."
Pienso que lo que hace a Coraline seguir adelante es que tiene algo por lo que luchar, una misión que cumplir y eso la hace valiente a la par que astuta. Un personaje que adoré fue el gato, Neil es capaz de humanizarlo sin perder las características preconcebidas que tenemos de estos preciosos animales (amo a los gatos😍), quién además forma parte crucial en la historia. Otro personaje memorable es por supuesto, la otra madre, en especial por la descripción física de la misma y los detalles propios de su personalidad. Y sin duda alguna, el mayor apoyo de Coraline fueron los otros niños que se mencionan en la sinopsis.
"-¿Y por qué es necesario tener valor? -le preguntó el gato con tono de indiferencia.
-Porque, cuando haces algo a pesar del miedo que sientes -respondió ella-, necesitas tener mucho valor."
Para los que hayan visto la película, pues decirles que tiene, como es de esperarse, sus diferencias, quizás unas más importantes que otras pero que no me hace decir que sea una mala adaptación del libro. Esta historia no la recomendaría para un público infantil, puesto que tiene mucho suspenso y algunas descripciones, claro que esto es subjetivo y queda a discreción de cada uno.
"No quiero tener todo lo que deseo. Nadie lo quiere, no de verdad. ¿Dónde estaría la gracia si tuviese todo lo que quiero? Es eso y nada más, ¿y después qué?"
En resumen, es el primer libro de Gaiman que leo y ha sido entretenido de leer, con una historia que me ha encantado y con varias enseñanzas que se pueden tomar y tener en cuenta.

Nos leemos

kroana

Venezolana viviendo en Chile, amante de la literatura y de una buena taza de café. Adoro pasar los domingos con un buen libro junto a una copa de vino de tinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola! Gracias por comentar, todos los comentarios son admitidos con respeto.
Por favor no hacer spam ^_^
¡Nos leemos!

Sígueme en Instagram