Julio 2012: Segundo Aniversario By kroana

¡Holas! Les traigo hoy el proyecto para Adictos a la Escritura de este mes. Antes de nada, una mención especial y mis más sinceras felicitaciones a los administradores del grupo y a todos aquellos que de alguna manera han hecho del grupo lo que es: ¡Feliz segundo aniversario!

El proyecto en esta ocasión tan especial se basó en tomar dos personajes a elección personal de una lista dada y centrarse en el tema del aniversario en su sentido más amplio para el relato...

Según la rae.es aniversario es "Día en que se cumplen años de algún suceso."

Acá les dejo el mío que espero les guste...

_________________________

Amelia estaba sentada en su camerino. Si es que se podía llamar a las cuatro paredes que la rodeaban de esa manera. «Fueron el algún momento rosa pálido» recordó, pero ahora debajo de la pintura agrietada se podía ver el cemento y sobre ella, la mugre dificultaba precisar el tono original, la verdad es que apenas y se podía decir el color de la pintura. 

Un cuadro con el rostro de payaso era el único adorno de la pared que tenía detrás, frente a ella la pared estaba vacía, a su lado un armario portátil del que colgaba ropa vieja y frente a ésta se encontraba la puerta de salida junto a un sofá raído. Amelia se hallaba sentada frente a una mesa de madera que hacía las veces de peinadora y un espejo roto sobre ella le reflejaba el rostro. Un rostro que en alguna época había sido hermoso, al menos eso era lo que ella quería pensar, y por más que el ambiente a su alrededor la deprimiera siempre saldría al escenario con la frente en alto y la dignidad intacta. 

Un rápida mira a su alrededor la hizo devolverse en el tiempo, a aquellos días en los que la silla que ahora ocupaba no tenía la tela roja rota y el relleno se encontraba en su lugar, a los días en que su habitación estaba llena del aroma de las flores y en que sonreía, por esos tiempos sonreía en demasía. 

Estaba nostálgica. 

«Es por la fecha» se dijo a sí misma, no lo podía evitar. Afuera, en el escenario siempre podría resguardarse bajo su personaje, pero en la intimidad y sin nadie a su alrededor, no le quedaba otra que lidiar con ella misma, con sus demonios internos, con sus decisiones erradas o acertadas, con su vida. 

Justo en esa fecha se celebraba el segundo aniversario. Le parecía increíble y la vez absurdo que tan sólo hubiesen pasado dos años desde que James la hubiera abandonado. Sí, era cierto que no había tenido éxito en su vida profesional, no le había podido dar hijos y la relación entre ellos se había enfriado, pero haberla dejado de la manera en que lo hizo había sido demasiado para su orgullo herido, no sólo le había dejado, se había ido con una prostituta y se lo había echado en cara. Se había ido esa tarde y no la contactó de nuevo más.


Por eso, ese día celebraba su segundo aniversario con una botella de vino barato como compañera. Al final, Amelia regía su vida bajo ese famoso dicho del teatro: “la función debe continuar”.


Lo que Amelia desconocía era que, al otro lado de la ciudad, se encontraba esa prostituta a la que tanto rencor guardaba, que por fortuna no conoció jamás. 

Cherry, como era conocida por todos, apodo que se había ganado gracias al color rojo intenso de su extensa y ondulada cabellera, estaba también celebrando su segundo aniversario, quizás un poco diferente al de Amelia. Cherry era una mujer de facciones exóticas, curvas exuberantes pero proporcionadas, piernas bien torneadas y unos labios carnosos la convertían en una de las chicas más buscadas de aquel local nocturno. Siempre se había conseguido con hombres que querían “sacarla de su miseria”, hombres que decían haberse “enamorado” de ella y le pintaban villas y castillas. Pero Cherry no quería nada de eso, le gustaba su oficio, disfrutaba de la libertad que tenía ya que, al final todos eran esclavos de algo, y Cherry sencillamente no conocía otra vida que esa, pero por sobre todas las cosas no quería jugar a “la casita feliz”. 

Ya había tenido suficiente de eso en su “vida pasada” como le gustaba nombrar a sus años de niñez. Siendo tan sólo una pequeña indefensa tuvo que sufrir el ver como cada novio que su madre tenía la golpeaba y la maltrataba. Vivió hasta entrada la adolescencia con todos los excesos y abusos de su madre, tan sólo hasta que tuvo el tamaño suficiente para huir… Cherry sabía que realmente no había huido, tan solo había cambiado de carcelero y no le importaba. 

Ahora, de pie en aquel callejón inmundo, con la ropa justa que cubriera lo esencial y resaltara sus mejores atributos corporales, mientras que un cigarro en su mano con una marca carmín de sus labios echaba humo, su boca esbozaba una sonrisa de satisfacción y sus ojos brillaban con la certeza de que no sería atrapada jamás. Recordaba a la perfección ese día dos años atrás cuando un cliente más apasionado que los demás, le había propuesto una “vida perfecta” a su lado, «como si eso podía existir en este mundo» pensó al recordar sus palabras, lo triste fue que el hombre no tomó nada bien la respuesta de Cherry, y al saberse rechazado las cosas se complicaron, realmente todo lo que había sucedido después de eso no había sido intencional, fue tan simple como el efecto de acción y reacción. 

-¡¿Cómo puedes rechazarme, no ves que te ofrezco una vida mejor?!
-¿Qué te hace pensar que quiero una vida mejor? –Fue la llana respuesta de Cherry.

Sí, las cosas se habían salido de control. Desde dónde Cherry estaba parada en ese momento veía con toda claridad el lugar de los hechos. Tan solo una cuadra más allá, en un callejón sin salida había quedado el cuerpo inerte de aquel pobre imbécil, «¿cuándo aprenderá la gente que no se puede salvar a alguien que no quiere ser salvado?» pensó Cherry, mientras en su interior seguía de celebración, iban dos años desde que había matado a alguien por primera vez.


Nos leemos

kroana

Venezolana viviendo en Chile, amante de la literatura y de una buena taza de café. Adoro pasar los domingos con un buen libro junto a una copa de vino de tinto.

4 comentarios:

  1. Una buena combinación de historias. ¡Son tantas las cosas que pueden relacionar a las personas!

    "Vivió hasta entrada la adolescencia con todos los excesos y abusos de su madre, tan sólo hasta que tuvo el tamaño suficiente para huir… "
    Yo hubiera dicho edad... Pero, en fin.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado esa mezcla de historias y comprobar que la vida puede llegar a sorprender.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el enfoque que le diste a los dos personajes.
    Me gustó tu relato.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho el relato!! Felicidades!! Besos!!

    ResponderEliminar

¡Hola! Gracias por comentar, todos los comentarios son admitidos con respeto.
Por favor no hacer spam ^_^
¡Nos leemos!

Sígueme en Instagram